viernes, 27 de junio de 2008

NOFX

DIVERTIDOS Y CONCIENCIADOS
Su presencia (y la de sus amigos Lagwagon) ha hecho subir enteros el cartel del Viña Paiporta 2008. La banda punk californiana más divertida de todos los tiempos pone el broche de oro a un festival que se ha reinventado pese a las dificultades, y que puede hacer gala de ofrecer a su público la única actuación en España de NOFX, un grupo autogestionario (siguen editando en su propio sello, Fat Wreck Chords) que, según la Wikipedia, «apenas hace declaraciones a los medios de comunicación, ya sea prensa, televisión o radio. Muy estrictamente se han prestado a ello mediante fanzines o publicaciones independientes». Desde Italia, en plena gira europea, Fat Mike nos atendió pocos días antes de su aterrizaje en territorio valenciano.
—El grupo empezó en 1983, así que este año NOFX cumple veinticinco años en activo. ¿Habeis planeado algo especial para celebrarlo?
—Quizá hagamos algunos conciertos conmemorativos en enero o febrero del año que viene, tocando canciones muy antiguas. También tenemos previsto editar un Ep con algunas de nuestras primeras maquetas, que nunca habían visto la luz hasta ahora.
—¿Pensabais cuando empezasteis que la banda seguiría viva después de tanto tiempo?
—Desde luego.
—¿Sí?
—Claro (risas). En 1983, cuando pusimos el grupo en marcha, nos dijimos: «Vamos a hacer esto durante los próximos veinticinco años. ¡Organicemos giras por Singapur y China!»
—¿Pero no habíamos quedado en que, según la máxima punk más famosa, no hay futuro?
—La verdad es que hemos sido muy afortunados y hemos podido mantener una carrera larga, y eso sin tener hits. Es realmente increíble. Siempre hemos tratado de pasarlo bien, y a la gente le gusta seguir viendo bandas con esa filosofía.
—Bueno, en España habeis tenido algún hit a nivel underground, como Don’t call me white.
—¿Ah, sí? Pues la tocaremos en Paiporta, sin problema.
—En 2007 publicasteis el disco en directo They've actually gotten worse live. ¿Se va a encontrar el público del Viña con algo parecido a lo que hay en ese álbum?
—No. En aquel disco aprovechamos para incluir canciones que no solemos interpretar muy a menudo. Tocaremos algunas, pero no demasiadas.
—Vuestro momento álgido en España tuvo lugar en 1994, con el Lp Punk in drublic. ¿Lo considerais vuestro mejor disco?
—Para nada. Creo que, sin duda, el mejor es So long and thanks for all the shoes (1997). Y también creo que The decline (un Ep de 1999 con una sola canción de dieciocho minutos de duración) está entre lo mejor que hemos grabado nunca.
—¿Hay alguna razón que explique vuestro éxito en España durante los años noventa?
—No tenía ni idea de que hubiéramos sido populares nunca en ningún sitio (risas). Creo que, sin duda, somos un grupo bastante bueno, pero hay bandas mucho mejores que nosotros, como Bad Religion. Quizá el secreto es la conexión con el público.
—¿Te refieres a los Bad Religion de Brett Gurewitz o a los actuales?
—Brett es un gran compositor, pero creo que el grupo sigue manteniendo un gran nivel en la actualidad.
—NOFX sobrevivieron a la moda punk rock de los años noventa. ¿Fue difícil hacerlo sin el apoyo de un sello multinacional?
—Creo que fue más fácil conseguirlo de ese modo. Sacamos nuestros discos de manera totalmente independiente, y la gente nos respeta por eso. Somos una banda de clase obrera. Incluso aunque tengamos cierto éxito financiero con el sello, es algo que hemos puesto en marcha nosotros, así que no tenemos ningún apoyo corporativo, y hay gente que prefiere defender a bandas como nosotros en vez de a las que trabajan con multinacionales. Es como seguir comprando en la librería o la panadería de tu barrio, en lugar de ir a unos grandes almacenes.
—Rancid o The Offspring tomaron el camino contrario, y decidieron firmar con grandes sellos.
—Nunca les hemos criticado por ello, pero creo que cometieron un error. Green Day, por ejemplo, tomaron la decisión correcta al fichar con una multinacional. Pero no fue lo más acertado en el caso de Rancid y Bad Religion, que deberían haber seguido en Epitaph.
—En todo caso, aquellos grupos, al menos, sacaron buenos discos. Ahora, se identifica el punk con Simple Plan o Blink 182. El panorama parece haber empeorado.
—Es un tema difícil. Simple Plan son terribles, pero no tiene nada que ver con el hecho de que graben con un gran sello. Seguirían siendo lamentables si se editaran los discos ellos mismos. El punk rock goza de buena salud. Sólo hay que encontrar las bandas que lo practican con convicción. El problema con las multinacionales es que no buscan el talento, porque saben que la masa no tiene sentido del gusto.
—¿Y qué es para tí el punk rock hoy en día?
—Lo mismo que antes: grupos que se emborrachan o se drogan, que no necesariamente son buenos instrumentistas, pero que hacen música magnífica y divertida. No tocan para tener fans, sino porque disfrutan haciéndolo.
—¿NOFX es todavía un grupo así?
—Por supuesto. Aún me encanta salir al escenario y divertirme en cada concierto. Si no lo pasara bien, no lo seguiría haciendo. Bueno, igual sí, pero prefiero no pensar en eso (risas). Para mí, NOFX sigue sin ser un trabajo, pero cuando debo tocar sobrio, porque estoy enfermo o por cualquier otra razón, en esos casos me da la sensación de estar trabajando.
—¿Entonces montaste un grupo para no tener que trabajar?
—No, en realidad trabajamos mucho en el estudio y con el sello. Pero el grupo es para pasarlo bien.

Aunque puede dar la sensación de que NOFX es una banda que sólo se preocupa de pasarlo bien y agotar las existencias de alcohol de los locales donde actúa, lo cierto es que la formación californiana ha dado numerosas muestras de su compromiso político a lo largo de su trayectoria. Por eso es interesante saber qué piensan de Barack Obama. «Esperemos que gane», comenta Fat Mike. «Quizá con el las cosas cambien. Lo que está claro es que con John McCain todo seguirá igual. Obama es la mejor opción, y tiene posibilidades reales. Que sea negro no es un handicap, porque, en realidad, el problema en EE UU no es de racismo, sino de clases. El enfrentamiento es entre la gente rica y la pobre. No les gustan los negros si son pobres, pero les encantan Michael Jordan, Tiger Woods o Barack Obama, que es un tipo educado y que habla muy bien». En 2003, NOFX pusieron en marcha la web punkvoter.com, para tratar de evitar la reelección de George Bush. «Bush no ganó esas elecciones, todo el mundo lo sabe. Aunque los demócratas no llegaron a la presidencia, punkvoter.com no fue una decepción, porque hicimos un buen trabajo. Varios cientos de miles de jóvenes se involucraron en una campaña política a través de la web, así que conseguimos plenamente nuestros objetivos. Por desgracia, perdimos las elecciones». Obviamente, está a favor de que los músicos también alcen la voz, como ha hecho, entre otros, Bruce Springsteen. «Creo que es bueno que la gente se implique. No hace falta ser político para hacerlo. De hecho, la mayoría de portavoces generacionales de la historia no pertenecían a la clase política. Ser una estrella del rock o del cine no significa que no puedas dar tu opinión».

2 comentarios:

davisjapo dijo...

El sábado pasado actuó en Castellón un grupo norteamericano que me recordó bastante a NOFX: Off With Their Heads. Aquí (http://nomepierdoniuna.wordpress.com/) hablo de ellos.

MoniCarlos dijo...

A ver si puedes meter en las webs recomendadas este blog de música indie, en inglés, castellano y catalán.
http://soniricpop.tk/